¿Qué Impuestos debo pagar al vender mi piso?

Una duda bastante frecuente que suele surgir, entre aquellos que desean vender su vivienda, es qué impuestos debo pagar al vender mi piso. En este caso, los impuestos principales serán concretamente dos: El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana y el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Asesórate bien sobre qué impuestos debo pagar al vender mi casa

Es importante mencionar también el Impuesto sobre Bienes Inmuebles o contribución. Este debe hacerse a nivel tributario por el propietario el día uno de enero del ejercicio que se pretende reanudar. De esta forma si, por ejemplo, se vende la casa un 20 de enero de un año concreto, el que pagará durante todo ese año la casa será aquel que sea propietario en ese momento. Esto, no obstante, puede cambiar dependiendo de los acuerdos que tengan entre las partes implicadas.

La Plusvalía Municipal

El impuesto de la Plusvalía municipal también debe ser tenido en cuenta, pues es fundamental en cualquier venta de una propiedad. Este tendrá que realizarse en un plazo de 30 días hábiles desde que se produce el acto. Todo el proceso tendrá que tener lugar en el ayuntamiento de la localidad, en la que se encuentre el inmueble. El valor catastral del suelo, será la base que se utilizará para hacer los cálculos correspondientes, donde se tendrá en cuenta los años que han pasado desde que se produjo la transmisión anterior, y en un tiempo que no deberá ser superior al 30%.

No obstante, en estos casos suele haber un problema frecuente, y es la fórmula que se utiliza para calcular estos impuestos, la cual provoca que algunas veces hay pérdidas porque el Constitucional y el Supremo entienden que el impuesto no se debe generar cuando no hay ganancias. A pesar de ello, se debe pagar igual, y en algunas situaciones, incluso se debe recurrir. Para evitar estos problemas es necesario informarse bien y tener en cuenta que cada caso es diferente.

Tributación por ganancia patrimonial

Por otro lado, cuando se produce una ganancia o una pérdida patrimonial en el IRPF, eso significará que al vender en un año concreto, la venta debe declararse en el ejercicio de ese mismo año. En este proceso se va a declarar cuál es la diferencia entre el valor por el que se vende el inmueble con respecto al valor por el que fue comprado en su momento. Los beneficios, según cada caso, irán entre un 19-23%. A este valor también se le van a sumar gastos inherentes de la adquisición: impuestos, registro… Y, una vez hecho esto, al resultado que salga del resto del valor de venta con el de adquisición, se le aplicará una escala: los primeros 6.000 euros estarán al 19%, de 6.000 a 50.000, al 21% y por encima de esta última cifra, ya se encontrarían al 23%.

A pesar de contar con toda esta información, será importante recalcar que es importante recordar que todos los casos son distintos, así como las ganancias que se produzcan con cada venta de una casa. Puede ocurrir que al vender se produzcan pérdidas, y ahí se podrán compensar con otras ganancias que deriven de la transmisión de otros elementos patrimoniales. Esto seguirá siendo así a no ser que cambie la normativa.

Conclusiones

Ante cualquier movimiento que quieras hacer para vender tu piso, lo mejor es que te dejes asesorar por un profesional de la materia. Si es necesario, contrata un gestor que te informe de las distintas opciones y te especifique, qué impuestos tienes que pagar al vender tu piso. Una vez que tengas la decisión tomada, lo mejor es dejarte asesorar por un profesional, que te presente encima de la mesa todas las opciones que hay disponibles y te ayude a decidir, la más correcta.